1. Limpiá las paredes: Antes de comenzar a pintar, es importante limpiar todas las superficies por completo para asegurarte de obtener un buen acabado. Ten en cuenta si vas a pintar tu cocina que es un ambiente mas propenso a tener mas grasa en sus paredes, te recomendamos usar solución limpiadora y detergente con agua tibia para quitar por completo todos los residuos. En caso de que sea el baño presta atención en las juntas de los cerámicos y/o rincones generalmente se acumula moho puedes quitarlo con una solución anti-hongos . Mas tips para este paso acá.

  2. Prepará la habitación: Antes de comenzar a pintar, cubrí los bordes de los azulejos, electrodomésticos (que no puedas mover), molduras, mesadas, marcos con cinta de enmascarar, saca las tapas de luz (si no, podes cubrirlas con cinta de enmascarar),esto te ayudará a crear un límite bien definido y limpio con la superficie pintada. También cubrí el piso con una lámina plástica para evitar salpicarlo.

  3. Comenzá desde arriba: Comenzá a pintar desde el techo hacia abajo, de manera que si la pintura chorrea no caiga sobre superficies recién pintadas. Es más fácil pintar las superficies pequeñas y los bordes con un pincel en lugar de con un rodillo. Recuerda que el secreto es que nunca sobrecargues el pincel ni el rodillo.

  4. Puertas: La forma más sencilla de hacerlo es primero desmontarlas. Limpialas con una solución limpiadora o detergente. Según la superficie, te recomendamos usar para puertas de madera VIMADERAS LASUR, en caso de que sea metálica o quieras un color uniforme pinta con VIESMALTE 3EN1, son dos productos  de alta resistencia al lavado y al roce.

  5. Ventanas: Por último las ventanas. Lo ideal es comenzar a pintar por la mañana  para que tenga suficiente tiempo para que seque y puedan ser cerradas durante la noche.

  1. Desempolvá: Para comenzar, usá un pincel quitapolvo o un paño para limpiar telas de araña, polvo o tierra; esto asegurará que tu brocha y pintura permanezcan limpias y libre de suciedad mientras aplicás la pintura.

  2. Quitá el moho: El moho se puede desarrollar en áreas húmedas y sin paso de aire, así que es una buena idea asegurarte de que tu casa esté bien ventilada. Para retirar el moho visible, rociá una solución anti-hongos o removedora de moho sobre la pared; podés comprarla en la mayoría de los supermercados o ferreterías. También podes quitarlo con una solución lavandina al 10%.  Para obtener resultados óptimos, seguí las instrucciones del envase.

  3. Retirá la pintura y el empapelado viejos: Si la superficie de la pared actual es brillosa y vas a pintar con una pintura mate, vas a tener que lijarla levemente con una lija fina. En caso de que la pintura este en malas condiciones remover usando una espátula o lija, asegúrate antes de pintar que todas las partes flojas hayan sido removidas. Para retirar el empapelado, te recomendamos usar un removedor de empapelados, que contiene un "disolvente" que ablanda y despega el adhesivo. Sin esto, los restos de adhesivo pueden descolorar la pintura más adelante.

  4. Limpiá las paredes: Una vez que retiraste la pintura o el empapelado viejos, lavá las superficies que planificaste pintar con detergente diluido y agua tibia. Asegurate de enjuagar todos los residuos con agua limpia y dejá que las paredes se sequen por completo antes de pintar.

 
 
  1. Primero, calculá el tamaño del área que vas a pintar. Pedile a un amigo que te ayude a medir el ancho y la altura de las paredes con una cinta métrica,  multiplicá estas dos medidas para calcular los metros cuadrados.

  2. Restale a la medición total el espacio que ocupan las ventanas y las puertas con el mismo método de cálculo anterior.

  3. Multiplicá resultado por la cantidad de capas de pintura que vas a necesitar; te recomendamos que sean al menos dos. También acordate de sumar un poquito más de pintura para los retoques.

  4. Por último, dividí este número total por la cantidad de m² por litro que rinde el producto, se indica en el envase, si no lo encontras, búscalo en internet, podes descargar la ficha técnico o mirarlo desde la pagina web.  Esto te dará el total de litros de pintura que necesitás para el proyecto.

  • No te olvides, el tipo de pintura y el fabricante marcan una diferencia. Cuando usás productos de mejor calidad, vas a notar que necesitás menos cantidad de pintura para obtener buenos resultados.

 

Te damos un ejemplo:

Pared de 5 mts de ancho y 3 mts de altura tiene un total 15 mts²

Ventana de 2 mts de ancho y 1 mts de altura tiene un total de 2 mts²

Superficie a pintar es de 13 mts²  (15 m² de pared menos 2 mts² de ventana)

Para darle 2 manos de pintura (Recomendado) necesitamos cubrir 26 mts²

Suponiendo que vamos a utilizar VIPREMIUM  CON METACRILATO que tiene un rendimiento de 10 a 12 mts² por litro.

Dividimos 26 mts² que son las dos manos recomendadas con el rendimiento de 10 mts².

Necesitamos 2.6 litros de VIPREMIUM  CON METACRILATO, recomendamos calcular un poco mas por las dudas que se necesite para algún retoque final.

Vas a necesitar:

  • Una lata de pintura del color que elijas

  • Un rodillo y una bandeja de pintura

  • Pinceles de pintura, uno de tamaño medio y uno pequeño

  • Un palo para mezclar

  • Cinta de enmascarar

  • Telas o sábanas de plástico (para cubrir los muebles o accesorios)

  • Paños absorbentes (para limpiar el polvo de las paredes y limpiar los derrames)

  • Una escalera de mano (para acceder a los lugares de difícil acceso)

  • Un poco de disolvente (para limpiar las gotas de pintura accidentales)

  1. Elegí tu pintura: El color de las paredes tiene gran impacto en el aspecto y la sensación global de una habitación, así que es importante elegirlo bien. Una vez elegido, calcula cuanto necesitas , si necesitas podemos ayudarte a calcularlo acá.

  2. Enmascará: Cubrí los enchufes, los marcos de las ventanas, los huecos, los picaportes de las puertas y cualquier cosa que no quieras pintar con cinta de enmascarar. Asegúrate de colocarla prolija para que los bordes de la pintura sean igualmente prolijos.

  3. Cubre: Suele ser buena idea retirar todos los muebles de la habitación, pero si no tenes espacio para hacerlo, cubrilos con telas o sabanas, también podes usar  bolsas de basura son una opción barata y sencilla para proteger objetos.

  4. Quitá el polvo de las paredes: Para lograr un acabado ultraliso, es fundamental que limpies el polvo de las paredes antes de empezar a pintar. Normalmente es suficiente con pasar un paño seco. Presta especial atención en las esquinas superiores de la habitación, porque puede haber telas de araña. Puede ser también un buen momento para lijar imperfecciones y retirar clavos o tornillos antiguos de las paredes, rellenando los huecos con VISOLUCION ENDUIDO INTERIOR o VISOLUCION ENDUIDO EXTERIOR según correspondaSi tus paredes necesitan algo mas que una limpieza de polvo ingresa acá.

  5. Empezá a pintar: Normalmente no es necesario utilizar un fijador en las paredes que ya se han pintado, así que es el momento de abrir la lata de pintura. Revolve la pintura con el palo de mezclar y verté un poco en la bandeja del rodillo. Usá el pincel de tamaño medio para pintar los 10 cm de los extremos de las paredes superando los bordes de la cinta de enmascarar, si no sabes que pincel te conviene usar hace clic acá. Usá el rodillo para pintar lo demás. La clave para lograr un acabado uniforme y liso es no sobrecargar de pintura ni el pincel ni el rodillo.  Para mas tips del rodillo hace clic  acáDejá que la primera mano se seque, y de ser necesario aplicar una segunda mano. Quizá necesites una tercera, dependiendo de la superficie  que estes cubriendo, con que producto y color lo estés haciendo.

  6. Retirá la cinta: Cuando la pintura esté casi seca, retirá la cinta de enmascarar. Si esperás a que la pintura esté completamente seca, te arriesgás a arrancar secciones de pintura con la cinta. Si esto sucede, siempre podés hacer retoques con el pincel pequeño.

  7. Alejate un poco y admirá tu obra: ¡Ya está! Ahora tenés un conjunto de paredes renovadas y deslumbrantes.

  •  ¿Qué tipo de pincel necesito? Si vas a usar una pintura al agua, lo mejor es elegir un pincel que tenga cerdas sintéticas. Las cerdas sintéticas no absorben agua, lo que significa que la pintura fluye mejor en el pincel y evitas dejar vetas muy marcadas. Los pinceles de nailon duran hasta cinco veces más que las de cerdas naturales y además son mucho más fáciles de limpiar. Las pinturas con base solvente funcionan bien con pinceles naturales o sintéticos, pero si querés un acabado mate, te recomendamos usar un pincel natural. Las puntas abiertas de las cerdas naturales te van a ayudar a generar un acabado ordenado y sin imperfecciones.

  • ¿Qué tamaño de pincel necesito? Como regla general, mientras más grande sea el área que estás pintando, más grande es el pincel que necesitás. Los pinceles mayores de 7 cm son ideales para pintar superficies amplias y lisas, como puertas y alacenas. Los pinceles más pequeños pueden variar de tamaño entre 1,25 a 7 cm y deben usarse para pintar zócalos, marcos de ventana y molduras arquitectónicas. Si vas a pintar un espacio reducido, elegir un pincel con cerdas cónicas te va a ayudar a llegar a las esquinas y ranuras con facilidad. Si vas a usar un pincel para dividir, te recomendamos que uses uno angular (un lado más largo que el otro).

 
  1. Antes de empezar a pintar con el rodillo, usá un pincel para pintar los "recortes", es decir, alrededor de puertas y ventanas, llaves de luz y enchufes, esquinas de paredes y sobre los zócalos. Un pincel de 5 cm es ideal para este trabajo.

  2. Verté una buena cantidad de pintura en la bandeja; para ‘cargar’ el rodillo, sumergilo y movelo de un lado al otro hasta que se cubra por completo. Hacelo rodar en la bandeja para quitar el exceso.

  3. Comenzá pintando una ‘M’ en la pared y luego rellenala con una ‘W’. Trabajá con el rodillo en forma de zigzag sobre una superficie de un metro cuadrado aproximadamente. No presiones demasiado, pero intentá lograr una cobertura uniforme.

  4. Reducí la presión sobre el rodillo antes de retirarlo de la pared. Esto te ayudará a lograr un acabado libre de vetas.

  5. Asegurate de contar con suficiente tiempo en el día para aplicar dos manos de pintura. Deberías esperar que la primera mano de pintura seque antes de aplicar la segunda (verificá los tiempos de secado en la lata), te ayudará a lograr un acabado parejo.

  6. Siempre que termines de usar el rodillo lávalo bien, usando agua o un disolvente para pinturas al solvente, esto te permitirá poder volver a usarlo, en caso de que no se lave o se lave mal te dará un mal acabado cuando vuelvas a usarlo.

 
  1. Da un vistazo general: Fijate si no te quedó pintura en las medias o en las suelas de los zapatos, esto te ayudará a evitar manchas por la casa.

  2. Limpiá las herramientas: Limpiá bien todas tus herramientas de pintura para poder usarlas la próxima vez. Esto incluye cualquier cosa que hayas usado en el proceso, como herramientas, espátulas y bandejas de pintura. Usá agua tibia con jabón para retirar pintura latex o al agua y un limpiador al solvente para pintura sintetica o sintetica. Asegúrate de pasar un paño para secar las herramientas para que no se oxiden.

  3. Limpiá los pinceles y rodillos: De la misma forma, es recomendable que limpiés tus pinceles y rodillos antes de que la pintura se seque. Si usaste pintura latex o al agua, lavá los pinceles y rodillos con agua fria, después pasalos por agua tibia con un poco de detergente y nuevamente por agua fría. Para la pintura sintetica o a base de solvente, limpiá los pinceles con un limpiador a base de solvente y luego en agua tibia con un poco de detergente.

  4. Guardá los pinceles: Envolvé los pinceles con un pedazo de tela absorbente, como un repasador, y asegurala con cinta de enmascarar. Esto garantizará que los pinceles vuelvan a su forma original mientras se secan. Guardalos en posición horizontal para que no se doblen.

  5. Limpiá la lata de pintura: Limpiá con un paño el borde externo e interno de la lata de pintura antes de presionar la tapa con firmeza para cerrarla. Así evitarás posibles derrames y harás que sea más fácil abrir la lata en el futuro.

  6. Limpiá las salpicaduras de pintura: ¿Salpicaste con pintura accesorios o vidrio? Es fácil de solucionar. Simplemente, esperá a que seque la pintura y después pasá un paño mojado por la superficie o usá un cuchillo desafilado para rasparla.

  7. Sacudí las sábanas: Por último, doblá hacia el centro las esquinas de las telas que usaste para cubrir, para no manchar las superficies. Llevalas afuera y sacudilas antes de guardarlas.

Fabrica y distribuye West Paint S.R.L.

Informacion de contacto:

Fabrica, control de calidad y desarrollo:

        Francisco de Alfaro 460, Hurlingham.

Deposito y centro de distribución:

        Gral. Alfredo Rodríguez 1137, Hurlingham.

Oficina comercial y atención al cliente:

         Ocampo 1170, Hurlingham, Bs As, Argentina.

         (011) 2511.5795                   info@vitreaux.com